lunes, 10 de octubre de 2016

Rosario Juega Rol 2016

Fin de semana super largo de por medio, tengo finalmente tiempo para ponerme al día con todo lo que tengo para hacer. En este caso, comentarles mi excelente experiencia en la Rosario Juega Rol 2016.




Experiencia en general
Desgloso todo lo que tengo que decir en tres partes. Primero, observaciones generales de lo sucedido en las dos mesas, y segundo y tercero, lo que pasó en la mesa del sábado y del domingo.

En este punto me queda comentar que, no habiendo tenido tiempo para ajustar otras cosas del juego, me había centrado en mejorar la creación de personaje, por lo cual este proceso me resultaba interesante de ver. Por lo general en otras ocasiones, la creación de personaje no llevaba más de media hora. Pero quería ver si podía acelerarla y también, simplificarla, dándole guías a los jugadores.

Como ya comenté, esa guía venía dada por la adición de conceptos más asimilables a las profesiones de ciertos juegos como La llamada de Cthulhu. Lo que hice, en este caso, fue presentarles varias opciones que encajaban con lo que proponía la aventura: aerin, mercenario, exiliado, comerciante, bandido... Cada una era una suma de habilidades, lo cual les permitía no tener que bucear en la larga lista (que estoy achicando) de habilidades que tiene el sistema.

El evento, el sábado temprano.
Por lo que pude ver en ambas partidas creo que funcionó bien, a pesar de ser una versión recortada de lo que quiero hacer. Fue una primera aproximación exitosa, aunque no puedo tener un resultado concluyente hasta no haber modificado lo demás y haberlo testeado de nuevo.

Una cuestión que me "llamó la atención" en ambas partidas es que los jugadores tardaron en comprender el concepto de "resolución de conflictos" y la propuesta que hace el sistema, de poder negociar y proponer lo que sucederá antes de hacer la tirada. En la mesa del sábado, luego de insistir un poco, la cosa se fue entendiendo. En la segunda, no tanto, aunque también tengo que decir que había menos jugadores y que al ser dos novatos y tener menos tiempo para explicarles, tal vez no tuvieron tiempo de madurar la idea.

De todas maneras eso no entorpeció el juego para nada.

Finalmente, una última acotación. Por cuestiones de tiempo, como ya comentaré, en ambas partidas me vi obligado a recortar la creación de personaje, quitando el punto en donde se reparten puntos de Experiencia para poder comprar Habilidades, Reservas, Claves y Secretos adicionales. En una partida común esto hubiera sido malo, pero creo que en una partida bastante breve, en donde los personajes no llegaron a utilizar todas sus capacidades, no influyó demasiado, aunque quiero encontrar una forma de solucionar eso de alguna manera.

En ambas partidas, la idea era simple. El grupo estaba en la frontera del Gran Desierto Central y Nkarn (el por qué y el cómo era cosa de cada grupo de juego, y dependía también de sus Conceptos). Ingresando en el Reino Prohibido, encontrarían un valle con una antigua construcción en forma de pirámide, resto de una civilización perdida. Obviamente querrían entrar a investigar. El resultado, idealmente, variaría en cada partida (y de hecho, varió mucho). La idea era que, continuando su camino luego de haberla investigado/saqueado, llegaran a un pueblo que, descubrirían, consideraba a ese valle y a esa construcción como algo maldito. El revelar o no su "travesura" podría tener consecuencias para el grupo, sobre todo teniendo en cuenta que una de las líderes del poblado era una aerin algo fanática, que podía poner en su contra a los habitantes.

Lamentablemente, debido a la falta de tiempo de ambas partidas, esta segunda mitad se tuvo que jugar muy por arriba, pero es parte los imprevistos que suele tener cualquier partida de evento, en donde a veces tardas en conseguir jugadores o lo haces a cuentagotas.

Pero veamos cómo le fue a cada grupo...


Mi mesa, con cuatro jugadores, al fondo a la derecha.
El sábado
Por donde empezar... Y sí, que por un imprevisto llegué un poco más tarde el sábado 3/9, pero no demasiado, apenas media hora. El lugar (el cuarto piso de la Sala Lavardén) era un hervidero de gente, como puede verse en las fotos. Por lo que charlé con la organización, y lo que pude ver, el sábado fue un éxito rotundo, porque no sucedió lo de otras veces: que la gente llega más tarde y la jornada arranca a medias. Personas que llegaron temprano me dijeron que antes del horario de comienzo ya había personas esperando para entrar, lo cual es una buena señal.

Así que me encaminé a mi mesa, saludando a los que tenía cerca. Algunas mesas tardaron más en llenarse, como la mía y un par más, pero de todas maneras eso es algo natural, que cada tanto sucede.

Contento por lo que veía, al poco tiempo llegaron mis dos primeros jugadores, un muchacho y una chica de Santa Fe capital que estaban muy contentos por venir a jugar rol en un evento fuera de su ciudad. Esperaron pacientemente a que llegaran más jugadores, mientras les explicaba el juego. Sin embargo, acordamos no comenzar a hacer los personajes en serio sino hasta conseguir más jugadores, para no tener que explicar todo dos veces. Como en otros eventos similares (y este es un problema difícil de solucionar, sobre todo en espacio ajeno), el ruido hacía que tuviéramos que gritar o hablar fuerte, y yo no tenía la garganta en buen estado.

Poco tiempo después llegaron dos personas más, un chico y una chica, por lo cual tuve que repetir parte de la explicación sobre el juego, creación preliminar de los personajes, etc. Aquí la verdad tengo que resaltar la buena onda del grupo, que me pidió los manuales en borrador que tenía y comenzó a hacerlos circular, junto con las hojas de ayuda que tenía impresas, para no perder tiempo. Se notaba que eran roleros/as experimentados, que sabían navegar manuales y que tenían iniciativa como para aprovechar al máximo el tiempo. Me encantó que pudieran adueñarse así del juego, porque solo tuve que decirles el capítulo o sección donde tenían que buscar los datos.

De todas maneras ya habíamos perdido algo de tiempo, debido a la demora en conseguir jugadores. Finalmente llegó la quinta jugadora, lo cual retrasó un poco más todo el proceso ya que tuvimos que detenernos justo antes de arrancar a jugar.

Sin embargo entonces pudimos comenzar la partida y todo fue muy rápido. Al llegar a la pirámide, todos decidieron entrar, pero la cosa se complicó. Varios intentos por encontrar una forma de entrar fracasaron, hasta que alguien descubrió que había una abertura camuflada en la parte superior por la que podían ingresar... si tenían suerte escalando.

Así el grupo (no recuerdo su composición, pero sí que había una aerin, al igual que en el del domingo) accedió a la construcción por la parte menos pensada. Se encontraron con una habitación pequeña y muy lujosa, pero abandonada. Extrañas criaturas etéreas quisieron atacarlos, pero de alguna manera pudieron evitarlas y "destruirlas" antes de que se materializaran.

Explorando los siguientes pisos (que eran más amplios, ya que bajaban por la pirámide) fueron descubriendo que aquella era una construcción fronteriza, y que la antigua civilización perdida del Reino Prohibido estaba liderada por una especie de monjes guerreros. A esto contribuyó que la aerin del grupo pudo "leer" algunas de las inscripciones: la jugadora aquí enganchó bien el concepto del sistema de juego y me propuso que su personaje pudiera hacerlo.

Adicionalmente, encontraron algunos elementos antiguos de metal, en una armería abandonada. Obviamente trataron de llevarse una parte, pero descubrieron que algo extraño sucedía en esa habitación: la gravedad no funcionaba correctamente. Así que perdieron lo encontrado luego de un pequeño incidente, y llegaron a la planta baja para descubrir un enorme salón adornado con estatuas doradas y elementos similares al de la cúspide, solo que más amplio. Ambos salones estaban construidos en honor a los grandes líderes religiosos de ese pueblo.

Lograron salir de la pirámide, y descubrieron, no sin algo de idas y vueltas (el grupo dividía sus decisiones sobre si seguir camino, quedarse a dormir allí, etc.) que en uno de los lados de la pirámide había una Columna derribada. El flujo constante de Aerith estancado y contaminado estaba causando una reacción de inestabilidad entre los dispositivos movidos por Aerith dentro de la pirámide y la realidad misma, provocando por ejemplo los problemas de gravedad (nuevamente, la ayuda de la aerin en este punto fue muy importante). Inútilmente trataron de desenterrar la Columna y de volver a elevarla, por lo que se dirigieron al poblado.

La siguiente escena fue bastante breve, en el cual no mencionaron su paso por el valle, pudiendo esconder su escapada convincentemente diciendo que lo habían rodeado. Aquí tuvimos que cortar la partida.

Un punto que me divirtió mucho de esta partida fue que el grupo, siendo todos desconocidos, supo adaptarse a los personajes y realmente se sintió como un grupo, porque tomaban sus decisiones de manera democrática, conversando y manteniéndose en personaje (todos actuaban de manera coherente con su personaje). La verdad, lo pasé muy bien y me hubiera gustado seguir jugando con ellos.


El domingo
El domingo para mí fue más caótico. Había avisado a los organizadores que iba a llegar más tarde para que no incorporaran jugadores demasiado temprano. Llegué más o menos a tiempo según lo planeado, pero la concurrencia ya había tomado posesión de muchas mesas largas y demo, así que eso hizo que tuviera que esperar, nuevamente, por jugadores.

Un amigo rolero me había dicho que quería jugar Aerith, pero debido a mi demora se puso a jugar otra cosa, así que recién él y sus dos acompañantes (en foto adjunta) pudieron sumarse a la partida hacia media tarde. De nuevo, un jugador extra se nos sumó cuando estábamos por empezar a jugar, así que hubo una pequeña demora adicional. Sacamos la foto después de que se fuera, no por malos, sino porque nos olvidamos de sacarla mientras estábamos jugando, como fue el sábado.

En este caso la partida fue un poco más "atolondrada", no por los jugadores sino porque todos sabíamos que habíamos empezado ya muy tarde (creo que a eso de las 16, o tal vez un poco más), por lo que no quedaba mucho espacio para "sutilezas". Como ya comenté, tuve que recortar de nuevo parte de la creación de personajes.

Este grupo sí encontró una forma de ingresar a la pirámide por donde se debía, y tuvieron por lo tanto una experiencia muy diferente. Sin embargo, una actitud un poco más "beligerante" de parte del guerrero (el muchacho que se sumó al final, que ya había jugado el juego el año pasado), hizo que se expusieran a más peligros. Mientras el grupo del sábado reaccionaba de manera defensiva a las trampas que se activaban, tratando de no alterar demasiado las cosas porque no sabían qué podía pasar, en este caso el guerrero casi que se preocupó por activarlas, tratar de romper y robar cosas, etc. Afortunadamente para el grupo, las negociaciones y las tiradas les fueron más o menos acertadas.

Este grupo ingresó por la parte de abajo, recorrió los demás pisos separándose y descubriendo más o menos lo mismo que el grupo anterior, solo que con menor cantidad de datos (investigaron un poco menos y, como ya comenté, a veces hicieron negociaciones más "tradicionales" al realizar Pruebas de Habilidades, proponiendo resultados más conservadores). Obviamente, debido a las diferentes negociaciones de tiradas (este grupo hizo más movidas del tipo "quiero encontrar algo así") los datos exactos fueron diferentes, aunque aproveché lo ya construido el sábado para generar una historia más o menos similar, siempre que pude.

Este grupo se llevó un par de sustos más al encontrarse con la armería con la gravedad alterada, y al encontrar un extraño medallón que al ser activado trajo problemas inesperados: un estallido de Aerith que todos, especialmente la aerin, sintió. Luego de llegar a la cúspide, bajaron por la misma escalera por la que subieron y se dirigieron al poblado. Gracias al estallido de Aerith y a otras cuestiones, también identificaron que el problema estaba en la columna derribada.

Sin embargo, al llegar al poblado aquí pudimos jugar un poco más con la segunda parte de la partida. El estallido de Aerith había puesto en alerta a la aerin que guiaba el poblado, por lo que cuando llegaron, encontraron a todo el mundo celebrando alguna especie de ceremonia para apaciguar a lo que fuera que vivía en el valle. Por lo tanto tuvieron que mentir más para convencer a las personas de que no habían estado ahí, de que no sabían nada. Aquí una de las jugadoras hizo un uso interesante del Secreto de los Contactos, creando a un antiguo amor de la infancia que ahora vivía en el poblado y que al reconocerla, dudó en seguir las indicaciones de sus superiores, haciéndole ganar tiempo al grupo para improvisar mejor su actuación. Finalmente, pudieron apaciguar la situación y se les permitió seguir adelante.

Tuvimos que cortar un poco antes de lo pensado la partida porque una de las jugadoras se tenía que ir, pero por lo menos en esta mesa pudimos cerrar un poco mejor esta parte. Lo que aquí me gustó fue que el grupo, además de disfrutarlo, supo manejar los tiempos, haciendo mejor uso de cada lugar al que llegaban.


Cierre
En fin, fue una experiencia muy buena porque disfruté ambas mesas, aprendí más sobre mi juego y reuní ganas para seguir adelante con el proyecto. Está en la etapa final; lamentablemente como ya comenté, estoy demorado debido al trabajo y a otros proyectos, pero espero tener novedades pronto.

Los dejo con algunas fotos más del evento.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Blogger news

Blogroll

About